¿Cuáles son tus derechos como víctima?

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

En los procesos penales, se presenta la figura de víctima e imputado; donde la víctima es quien ha recibido un daño y el imputado es quien presuntamente lo ha ocasionado. Hoy evaluaremos cuáles son los derechos que respaldan a quien se ha visto perjudicado.

Para conocer los derechos que ofrece la Constitución en Colombia a las víctimas, primero se debe repasar qué delimita a una persona para considerarla como tal. Al revisar en derecho internacional público, una vez que aparece el Derecho internacional de los derechos humanos, se define de la siguiente forma:

Una persona, a quien se le ha ocasionado un daño, que se le ha reprimido el gozo de uno de sus derechos, y que este derecho es reconocido por un tratado internacional adoptado por el Estado, el daño es el resultado del actuar u omisión del mismo Estado.

Por su parte, la definición jurídica en Colombia tiene sus bases en un precepto general. El proceso legal consiste lograr que quien ha causado el daño, lo repare; a través de una acusación presentada al Estado por parte de la víctima.

¿Qué significa ser “víctima”?

“Es lo primero que debes tener en cuenta”, dice Joyce. Estamos hablando del nombre que aparece ligado a tu perfil de Zoom o de cualquier otra herramienta de videollamada.

Al respecto es importante tener claro lo preceptuado por el código de procedimiento penal en su artículo 132, a saber:

“ARTÍCULO 132. VÍCTIMAS.  Se entiende por víctimas, para efectos de este código, las personas naturales o jurídicas y demás sujetos de derechos que individual o colectivamente hayan sufrido algún daño  como consecuencia del injusto.

La condición de víctima se tiene con independencia de que se identifique, aprehenda, enjuicie o condene al autor del injusto e independientemente de la existencia de una relación familiar con este.”

Es decir, que “víctima” se define como las personas que han sufrido daños por violaciones de DIH o derechos humanos graves, ocurridas por un conflicto armado.

También agrupa a familiares, menores de edad que sean desvinculados de grupos terroristas organizados. Esta protección se extiende a quien ha sufrido un daño al ayudar a otro individuo. Por otro lado, se excluye a quienes han sufrido daños por actos de delincuencia común.

Derechos de una víctima

En la ley colombiana se consiguen varios apartados referentes a los derechos de las víctimas, como los mencionados anteriormente.

Estos derechos se efectúan cuando se les permite los medios para estar presente durante el proceso de formulación de preguntas, aporte de pruebas, denunciar bienes de los grupos armados organizados al margen de la ley o de sus miembros, brindar y recibir información, entre otras formas de intervención. Los mismos los mencionamos a continuación:

El derecho a la verdad: Es el derecho intransferible que posee la sociedad y en específico las víctimas de estar conscientes de su realidad sobre las acciones cometidas por los grupos armados, autores y causas, conocer lo sucedido con sus familiares desaparecidos o secuestrados y el paradero de estos.

Por su parte, la Sala Penal de la Corte ha determinado que al tratarse de una justicia cambiable, la verdad no es solo un derecho personal sino que se le considera un derecho colectivo. Para garantizar el derecho de la verdad existe la confesión, incluso en el Derecho Internacional Humanitario.

El derecho a la justicia: Las víctimas tienen derecho a que el Estado propicie una investigación, juzgue y sancione a los responsables de los delitos cometidos. Es decir, el Estado tiene el deber de iniciar una averiguación efectiva que conduzca a la identificación, captura y sanción de las personas que cometieron los delitos por los miembros de seguridad del Estados apegados a la Ley, así como asegurar a las víctimas el acceso a recursos eficaces que arreglen el daño quebrantado y tomar las acciones enfocadas a evitar la repetición de tales violaciones.

El derecho a la reparación integral: Se refiere a las medidas ejecutadas por la restitución, indemnización, rehabilitación, satisfacción y garantías de no repetición de las conductas. Puede ser simbólica, real, individual o colectiva.

Por otro lado, los derechos de las víctimas relativos a su participación en el proceso especial de Justicia y Paz son los siguientes:

  1. Solicitar la justicia desde el comienzo del proceso que corresponda para conocer la verdad del suceso que ocasionó el daño. Ser escuchadas, dar pruebas y obtener constantemente información sobre el proceso.
  2. Requerir y obtener amparo para su integridad cuando se les amenace o peligren por amenazas.
  3. Ser tratada de forma humana y digna durante todo el procedimiento.
  4. Ser informada de la decisión definitiva referente al seguimiento penal e interponer los recursos.
  5. Ser asistida y representada por un abogado de confianza o por el Ministerio Público, sin perjuicio de que puedan actuar directamente.
  6. Recibir ayuda y asistencia integral por parte del Estado para su recuperación.

Es decir, el Estado debe ser garante de que el debido proceso se cumpla, esto incluye asegurarse de llevar el juicio a cabo para conocer la verdad del suceso, recibir atención legal e integral, protección en caso de ser amenazado/a y que la sentencia al acusado sea justa.

Si eres una víctima y deseas iniciar un proceso legal, en Márquez&Montero te apoyamos durante todo el proceso. Con asesoría de abogados experimentados, buscaremos validar tu integridad como sujeto y cuyos derechos humanos han sido violados.

Artículos relacionados

×